Es hora de cerrar

Y mientras preguntas... "¿por qué jamás te rindes?" yo pienso... "porque aún te quiero, ¿cómo es que no te das cuenta?"... pero no transcurren ni cinco minutos y el cabrón que llevas dentro me decepciona nuevamente. Y ésta vez si me rindo. Y me prometo dos mil veces que no seré más vulnerable, ni a tus recuerdos ni a una frase mal escrita por ahí... Y al cabo de esas dos mil veces, me vence la ansiedad y te busco... y como siempre, obtengo silencios por respuesta. Pero ahora es diferente, llegó la hora de cerrar, y con el frío que hace acá dentro, dudo que abramos mañana.


8 Oh la lás por aquí:

Miriam dijo...

Toda mi fuerza y millones de ánimos. ¡¡Destiérrale!!

Nat dijo...

¡Gracias Miri!
En eso estoy...

Buscando un camino dijo...

Ánimo y ten mucho coraje que es lo que nos suele faltar en estas ocasiones. ¡Un beso enorme!

Nat dijo...

Coraje no me falta... constancia si, pero tengo la impresión de que ésta vez no caeré...y eso me tiene muy animada...
Hace mucho que no escribo post relacionados con mi vida sentimental, no porque no tenga de qué escribir, sino porque en el blog anterior escribí demasiado... puede ser una autocensura, pero decidí dejar para mí cosas que acá podrían ser malinterpretadas, como pasó en el primer Oh la lá...
Pero ahora, tenía que decirlo, jeje, catarsis, no?

Nat dijo...

Sólo me queda aclarar, para que no cunda el pánico, que a éste chico yo le buscada (nuevamente) porque pensaba que después de todo, TODO, podíamos ser amigos... se supone que había cariño y preocupación mutua, pero... VOILA... hasta en ese nivel, él es capaz de fallar...

abulico dijo...

Mucha fuerza y mucho ánimo!

A veces los hombres somos tan tontos que no nos merecemos a la mujer que nos ama.

Desde aquí te envío todo mi apoyo.

Besos!!!

PD. Eso sí, no permitas que por un idiota lo que llevas dentro se enfríe.

Nat dijo...

Gracias Esteban...lo que pasa es que hay lecciones que se aprenden a los palos... No se puede insistir si la otra persona ni siquiera quiere leerte, mucho menos oírte... Yo no dejo que lo que llevo dentro se enfríe... sólo se ha enfriado para él, que con sus idioteces y faltas de respeto consiguió ganarme la partida. Hasta ayer pensaba que podía haber amistad entre un hombre y una mujer luego de haberse visto envueltos en una relación romantica, a veces soy tan pelotuda como idealista... pero bueno, ahí está la verdad, me parece que no se puede!

Besitos

LA MARU dijo...

Cómo nos cuesta admitir aveces que el hombre al que amamos tiene muchos más defectos de los que creíamos...